Todos los años acabamos el año de la misma forma, atiborrados de comida de todo tipo y todavía con resaca de la Nochevieja o la última comida navideña con los amigos. Estamos seguros de que durante las fiestas todos nos hemos pasado un poquito repitiendo ese postre tan suculento de la Nochebuena, esa carne tan grasienta pero sabrosa del día de Navidad, esas merendolas a base de mantecados, polvorones y dulces de todo tipo, o esas noches de copitas con los amigos.

Así que es hora de retomar los hábitos saludables tras los excesos de la Navidad y por eso desde Doña Francisquita Catering te proponemos algunas ideas para que te sientas más liger@ y le digas adiós a todas las comilonas navideñas. ¡TOMA NOTA! y comienza con tu plan detox.

EL DESAYUNO, LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

En primer lugar, ¡nunca te saltes el desayuno! Como tod@s sabéis, el desayuno es la comida más importante del día, ya que nos aporta toda la energía que necesitamos para afrontar la jornada. ¿Compraste tu primer roscón de reyes allá por el 25 de diciembre? Es hora de cambiar el chip, así que lo primero es deshacerte de todos los restos de dulces navideños para no caer en tentaciones, aprovecha para dárselos a tu vecina, tu prima la del pueblo o a esas personas tan deportistas que todos tenemos alrededor.

Para ello incluye en tu plan detox un zumo de naranja natural que va genial para empezar el día por su alto contenido en vitamina C y fibras, aunque comerse un par de naranjas te saciará bastante más. También las infusiones como el té verde te ayudarán a disminuir el apetito. El café se debe tomar sin azúcar, y ésta sustituirla por el edulcorante que mejor te vaya, y por supuesto leche desnatada, también puedes cambiar durante unas semanas a tomar algunos cereales integrales con yogur natural desnatado y sin azúcar.

Sustituye la mantequilla por aceite de oliva, un poco de pan con rodajas de tomate o bien triturado. Incrementa la ingesta de alimentos altos en fibra para regular el funcionamiento del intestino y la acidez, tu estómago te lo agradecerá.

 

 

MEDIA MAÑANA

Lo más recomendable para saciar el apetito a media mañana es tomar una o dos piezas de fruta entera, ricas en fibra como las naranjas, el aguacate, la manzana, la papaya, la piña o el plátano. Olvídate de tostas integrales, panecillos, dulces y todo lo que no sea fruta. No te olvides de beber mucho líquido que nos ayuden a mantenernos lo más lleno posible entre horas. No olvides beber entre 2 y 3 litros de agua al día.

 

 

A MEDIODÍA… ¡ALEGRÍA!

La vas a necesitar para afrontar unas cuantas semanas de dieta baja en grasas saturadas, así que evita a toda costa las frituras y los guisos con salsas. Para los carnívoros más incondicionales lo mejor es incluir el consumo de carnes blancas como el pollo o el pavo, incrementa el consumo de pescado blanco como la merluza, el rape, el gallo, el bacalao, el rodaballo, el lenguado o la lubina. No olvides las legumbres como la lenteja o el garbanzo. Si ya comías de manera saludable antes de las fiestas, no te costará retomar esta rutina.

 

 

TOCA COMER VERDURAS

Si no te gustan demasiado las verduras, prueba a tomarlas en caldos o purés. Trata de realizar cocciones que requieran poca grasa como puede ser el vapor, el horno, platos hervidos, etc.

Se pueden ingerir algunas grasas monosaturadas sin pasarse del tipo aceite de oliva, el aguacate o los frutos secos, pero lo que debes mantener fuera de tu nevera y despensa estos días son las mantequillas, el hojaldre, la margarina, las galletas y por supuesto, fuera la bollería.

Si ya comías de manera saludable antes de las fiestas, no te costará retomar esta rutina.

Incorpora ensaladas de hoja verde que depura y desintoxica. El pepino, que contiene mucha agua y es rico en fibra, el ajo, el apio o la alcachofa para favorecer la digestión de la grasa.

Cambia la sal por otras especias o hierbas aromáticas para darle sabor a las comidas y evitar la retención de líquidos.

 

 

EVITA A TODA COSTA…

Olvida los fritos, las comidas grasientas o precocinadas y sobre todo los dulces.

 

 

PARA MERENDAR

Siempre puedes calmar el apetito a media tarde con algo de fruta, un yogur desnatado con cereales integrales, una infusión o un café sin azúcar y con leche desnatada para la merienda te irá bien.

 

CENAS LIGERAS

Para perder peso es imprescindible que en tu plan detox la cena sea ligera, es más difícil quemarla, ya que es la última comida del día, eso sí…. NI SE TE OCURRA ACOSTARTE SIN CENAR. Te recomendamos una ensalada, unas verduritas al vapor, un wok de verduras o alguna tortilla francesa. También puedes tomar alguna sopita o algo de pescado a la plancha o cocido.

 

EJERCICIO FÍSICO

Si no eres asiduo a los gimnasios… un paseo a buen ritmo, montar un rato en bicicleta, subir por las escaleras y evitar el ascensor. ¡Todo suma en tu plan detox!

 


Antes de hacer cualquier dieta, consulta con el especialista para ver si podemos hacerla sin riesgo a que nuestra salud sufra.

Para estar bell@s hay que sufrir un poco y aunque todo este plan puede parecer sacrificado, tendrá su recompensa y tu cuerpo y tu salud te lo agradecerán.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies